“Ustedes son la sal de la tierra… son la luz del mundo… Así debe brillar ante los ojos de los hombres la luz que hay en ustedes, a fin de que ellos vean sus buenas obras y glorifiquen al Padre que está en el cielo.”

— Mt. 5, 13-14. 16

Este programa reúne a varones adultos en un camino de vida cristiana. Busca fortalecer la vocación de laico de transformar la realidad según los valores del Evangelio. Para configurarse con Cristo, se propone manifestar lo divino en lo humano en cada uno de los ámbitos de su vida, en su trabajo, en sus vínculos familiares y en un servicio que puedan brindar como un plus a sus tareas cotidianas.